En el día después…

Hace mucho que no escribo. La vorágine de las elecciones y las sucesivas campañas electorales (primero las andaluzas y después las municipales), unido al trabajo, los estudios y mi vida personal, ha hecho que haya tenido que abandonar ciertos hábitos, como éste. Un hábito que espero recuperar poco a poco. Y quiero comenzar hoy: en el día después. 

Hoy es ese día después frío, por horas desalentador, por momentos vivo. Hoy es el día después de unas Elecciones Municipales que he vivido intensamente y donde la gente decidió ayer que junto a mi compañero Pedro Fernández Ibar, me convirtiera en concejala de Izquierda Unida en Rincón de la Victoria. Hoy es un día feliz, pero a la vez agridulce. 

Y lo es, por el mero hecho de que, por un momento, allá por las 20.30 horas cuando estaba viviendo el recuento en mi colegio electoral, tradicionalmente un colegio del PP, vi que los resultados de los partidos de la Izquierda estaban siendo superiores a los de otros momentos vividos. Que el cambio que todos ansiamos, podía estar más cerca y que quizás, no sólo consiguiéramos mantenernos, sino sumar un concejal más. Una persona con nombre y apellidos, un joven de 22 años, llamado Carlos A. Tejón, con el que estaba deseosa de seguir compartiendo experiencias políticas, con el que tenía ganas de seguir aprendiendo cómo funciona un partido político y mostrarle mi manera de ver Rincón de la Victoria. Fue agridulce el resultado aún más cuando vi que esos votos que nos faltaron a nosotros, cual carambola, le hacían unir un concejal más al Partido Popular, poniéndole en bandeja una vez más el gobierno. 

Mentiría si dijera que estoy contenta. Quiero ser consecuente con mi manera de pensar, mi manera de ser y mi manera de actuar. Es una opinión sin duda muy personal. Pero más allá de los resultados, hoy también es el día donde ves nuevos horizontes. Donde tienes claro que podré seguir compartiendo con Carlos y con todos mis compañeros, muchas vicisitudes, muchas luchas y muchos avatares. Hoy es el día donde sigo creyendo que como dijo Eduardo Galeano, “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, pueden cambiar el mundo”. Algún día espero que los pequeños sepamos unirnos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s