Radio Victoria, la gran espina

Érase una vez una radio municipal que toda la clase política ninguneaba, pero que sin embargo, todos los políticos y políticas querían manipularla. Ese es tristemente el resumen de Radio Victoria, la radio de Rincón.

Cuando comenzamos las negociaciones del pacto cuatripartito, Izquierda Unida pidió llevar la concejalía de la Radio y lo hizo, por petición mía. No fue un capricho, si alguien va a pensar eso, ya le digo que no es el caso. Durante muchos años formé parte de esa radio municipal como periodista. Allí sufrí los envites manipuladores de unos y otros, de las alcaldesas socialistas y de los populares. Y es que nos imponían los temas de debate que cada semana se hacían, nos echaban broncas si se publicaban ciertas noticias o incluso algún compañero fue amenazado por publicar una noticia contra un concejal del entonces gobierno PSIRV-PSOE. Más tarde, ya en los años de legislatura del PP, la pluralidad en la radio brilló por su ausencia, a los partidos de la oposición no nos llamaban y los trabajadores veían mermado su trabajo. Así que cuando se me planteó qué concejalía me gustaría llevar, no dudé, y dije que quería devolver la emisora a lo que siempre debía haber sido.

Recuerdo que de las primeras cosas que hice al tomar las riendas de la concejalía, fue pedir el contrato y el pliego de condiciones por el cual se había adjudicado el servicio a Módula Eventos, una filial de Grupo Mundo. Los incumplimientos eran desorbitantes, no había nadie que hubiera controlado que lo que allí ponía, se estaba ejecutando. Así que la primera vez que me reuní con el dueño de la empresa (la última en soledad), le espeté con rotundidad que lo único que quería era que se cumpliera lo que allí ponía.

La realidad que me encontré fue que en la radio se habían eliminado los informativos porque eso no interesaba, los debates políticos porque no daban audiencia (aunque nunca me llegaron a explicar cómo la medían), no se cubría ninguna información de los partidos de la oposición y mucho menos entraban en directo y por supuesto, de los trabajadores que se suponía tenía que haber, sólo había uno y además estaba contratado en condiciones precarias. Así que intenté ir cambiando con la ayuda de los trabajadores la situación. Mi consejo fue: primero se cubre a la oposición y si hay que faltar a alguna rueda de prensa, se falta a una de gobierno. Los debates volvieron a la casa, los temas los proponían los periodistas y por supuesto, volvieron los informativos.

  • ¿Por qué dejé de ser concejala de la Radio?

Podemos decir que fue por motivo de la reestructuración del año de gobierno, pero la realidad fue bien distinta, basada en mi vida personal. A principios de 2016 inicié una relación personal con un periodista de mi pueblo, que dió la casualidad que además ejerció durante unos meses como reportero de la emisora (puesto que dejó cuando iniciamos nuestra relación). Pero aunque ya no facturaba para la emisora, colaboraba en una tertulia de periodistas que se hace cada semana. Así que desde alcaldía se nos sugirió que igual era responsable hacer ese cambio y yo lo acepté, con bastante pena todo hay que decirlo, pero con coherencia.

Pero recuerdo que a finales de mi etapa como concejala de la emisora, puse sobre la mesa en una reunión que mantuvimos con la empresa y con la alcaldía que el contrato finalizaba el 24 de mayo del año 2017 y que la posición de mi partido y según el acuerdo de gobierno, era rescatar el servicio y hacerlo municipal. En esa reunión, el dueño de Grupo Mundo nos dejó claro que no quería la radio y que estaban dispuestos a negociar la compra de los equipos (que son de su propiedad), admitiendo que su inversión no fue superior a 35.000 euros.

Una vez asumida la competencia de la radio por la alcaldía, IU en repetidas reuniones de gobierno y de portavoces puso sobre la mesa la necesidad de elaborar informes para proceder a la compra de los equipos y a la remunicipalización del servicio. Pero sin embargo, esos informes no llegaron hasta el mismo mes de mayo de 2017, tras la petición en pleno por parte de IU, ya desde la oposición. Unos informes dispares, muy alejados de la realidad. Grupo Mundo valora los equipos en 70.000 euros cuando su inversión no sobrepasó los 35.000 y otra empresa en 23.400 pero sin embargo, ninguna tiene en cuenta que esos equipos ¡no son nuevos!

  • ¿Qué sensación tengo hoy cuando se ha prorrogado el contrato a Mundo?

  1. Que a veces a ciertos políticos no les interesa que la gente esté informada, porque eso hace pensar.
  2. Que el PSOE con su gestión de este tema ha puesto en bandeja de plata a PP, Ciudadanos y PA la prórroga del contrato. Y eso me da que pensar.
  3. Que hay mucha gente que le debe deber a Grupo Mundo bastante, pero sin embargo lo pagamos entre todos.
  4. Que finalmente los grandes perjudicados son los trabajadores de la emisora y por lo tanto, la ciudadanía. Porque un trabajador descontento al que le pagan una miseria, no puede hacer su trabajo bien por mucho que quiera.
  5. Que hoy me da mucha más pena no haber seguido al frente de la radio.

Conclusión: Entre todos la mataron y ella sóla se murió.

Anuncios

Un comentario en “Radio Victoria, la gran espina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s